MARAL – CAPÍTULO 30

Con todo lo que sucedió el Sr. Halis solo puede desconfiar de Sarp, él tendrá que arreglar sus asuntos para que sus socios no puedan hacerle daño.

Ayúdanos a mantener la página
Con una pequeña donación podremos mantener la pagina en línea, puedes donar el monto que desees.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *